Actualizada infrecuentemente™

La Mochila Digital

Crónicas, cuentos, desahogos, habladurías y consejos de un nerd rockero

Sígame en Twitter Este soy yo
 

Los 10 mandamientos de la Web (versión colombiana)

junio 19
 

Bueno, por fin estoy retomando La Mochila. Me hubiera gustado haber empezado antes, pero crear una plataforma desde ceros y hacer un diseño completamente nuevo (y bonito, ¿Cierto? 😉 ) toma algo de tiempo y ese, como el petróleo, el carbón y las buenas ideas es un recurso no renovable que surge en abundancia muy de vez en cuando. Pero aquí les va un artículo fresquito para compensar por los meses de sequía.

¿Qué sería de nuestra vida sin reglas?, yo quisiera saber eso, porque desde niño me las han impuesto, así que jamás he podido averiguar lo que significa la anarquía total (si alguien lo sabe, que por favor me cuente). Por eso estos 10 mandamientos realmente no son “mandados”, si no más bien consejos. Usé ese término y no otro más relacionado como “aconsejamientos” primero porque esa palabra no existe, y segundo porque sonaba bastante feo. Aquí les van.

1- No EsCriBirÁs CoMo bIpOlAr (así tengas 15 años)

Un filete de lomo de ternera de primera calidad asado al carbón, un gato recién nacido, Hello Kitty y hasta algunos capítulos de “Pucca” son cosas que yo definiría como tiernas, únicas y/o interesantes. EsCriBir CoMo Si lA tEcLa dE mAyÚsCuLaS sE lEs hUbIeRa dAñAdO no ha sido ni será jamás ninguna de las anteriores. Cuando hacen eso no le están demostrando al mundo que son esas personas inteligentes, especiales, bellas y enigmáticas como los copos de nieve o las gotas de rocío al amanecer que creen ser, sino todo lo contrario; Lo único que consiguen es que una vasta mayoría de personas deseemos en secreto que hubiera una especie de licencia de conducción, pero para usar Internet  y que para obtenerla fuera necesario pasar un estricto examen gramatical (y psicológico) antes de ser considerados “aptos para publicar”. Recuerden: “Los jóvenes son personas que tratan de parecer diferentes, vistiendo todos iguales”. Si quieren ser personas verdaderamente diferentes ante su círculo de amigos quinceañeros escriban bien, que eso sí es una verdadera rareza en la juventud actual.

2- No reenviarás correos (con PowerPoint)

En 1997 no alcanzábamos a imaginar que las personas podrían conectarse a Internet desde cualquier parte del mundo usando un aparato que cabe en la palma de la mano. Tampoco pensábamos que fuera posible publicar absolutamente todos los detalles de nuestras anónimas vidas en un sitio Web. Mucho menos que algo tan sólidamente afincado en nuestra cultura como la transmisión oral de chistes se convirtiera en un género agonizante y que personajes tan tradicionales como “la Nena Jiménez” o “Montecristo” sean hoy en día especimenes en vías de extinción. Pero así pasó y esta es la vida conectada que vivimos hoy. Por eso es absolutamente increíble que en el año dos mil diez todavía existan personajes anacrónicos que insistan en reenviar por correo electrónico a todos sus amigos (y a otros desafortunados que cayeron en su lista de contactos), archivos gigantescos de PowerPoint donde con un terrible fondo musical de reggaetón, repasamos esos chistes recalentados, aburridos y sonsos que leímos hace varios meses en las actualizaciones de estado de todos nuestros amigos de Facebook. O peor aún, aquellos monstruosos archivos donde con música de ascensor e imágenes de fondo tipo tarjeta de felicitación comprada en Panamericana, nos dan esos “consejos de vida” para que “reenviemos a las personas que realmente queremos”. Créanme, el día que decida cambiar mi vida por algo que leí en un archivo de PowerPoint (de 8 megabytes) será el día que busque ayuda psiquiátrica, porque me estará pasando algo mucho peor que una conexión lenta a Internet.

3- No irrumpirás la paz de tus amigos (sin antes entrar a Google)

“El conocimiento es poder” solían decirme en el colegio y la universidad. “Con un gran poder viene una gran responsabilidad”, le dicen a cada rato al Hombre Araña. Combinando estos dos principios universales, he aprendido esta lección vital: Con algo de conocimiento también vienen muchas molestias, especialmente cuando ese conocimiento tiene que ver con tecnología. A riesgo de sonar como invitado de programa de entrevistas de canal público en la franja de la tarde, debo manifestar que soy de naturaleza inquisitiva y me gustan los retos. Lo que realmente me desagrada es esa confusión entre “es mi deber de amigo ayudarte” y “¡¡Soporte técnico gratuito de por vida ante absolutamente cualquier eventualidad técnica o mecánica que se te aparezca!!” que a menudo le sucede a los amigos de las personas que somos consideradas Nerds. Sé que muchos de mis amigos sentirán algo de indignación al verse expuestos en estos párrafos, pero no los voy a dejar solos. Simplemente les voy a presentar un viejo conocido, que a diferencia mía siempre estará dispuesto a ayudarlos, 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año. Él jamás estará ocupado, distraído o de malas pulgas. ¿Están preparados?, aquí esta:

A mí me parecería increíble que en estos tiempos de la Web 2.0 alguien pueda sentirse intimidado por esta página. Sin embargo, y para evitar excusas, aquí les van las instrucciones para que él los ayude ante cualquier inconveniente tecnológico:

  1. Cuando se les dañe el PC, o no sepan como configurar ese flamante ayPhone o ese bello nintendo Güíi, busquen algún aparato que les permita entrar a Internet y que tenga teclado
  2. En el mencionado aparato busquen el navegador de Internet. En la mayoría de estos aparatos lo encontrarán presionando el botón “Menú” y luego el botón “Internet”. Si están leyendo este blog es algo probable que sepan de lo que les estoy hablando
  3. En su navegador de Internet escriban: www.google.com
  4. Cuando les cargue la página, en la cajita blanca de bordes grises escriban la pregunta que ronda sus cabezas. Ejemplos: “Como configurar mi bello AyPhone”, “Le dErrrrramé un pocillo ENTero de tinNnnnNTtTTtoooooo al teclado, ¿Se puede rrrrrRrreparar?”, “Cada vez que trato de llenar un formulario en Internet me sale una pantalla azul que dice que Wind…”
  5. Opriman el botón que dice “Buscar con Google”
  6. ¡Listo!, busquen en la página de resultados lo que más se parezca a la solución que están buscando

Simple, ¿Verdad?, con este método lograrán ahorrarle un montón de tiempo a sus amigos Nerds y ellos a su vez no querrán borrarlos de su lista de contactos cada vez que los llamen a decirles “oiga, es que se me dañó la cafetera y como usted sabe de esas cosas….”

4- No maldecirás de tu prójimo (anónimamente)

Si hay un síntoma en la vida real que se considere exclusivo de los orates es el hablar solo. Internet, especialmente facebook y twitter no están exentos de esta clase de alienados, los vemos todos los días escribiendo mensajes como “Hágame el favor y me respeta, no sea bruja” o “No importan sus insultos soy una mejor persona ahora” sin que los demás testigos de esta diatriba sepamos de quién carajo están hablando. También los hay que tratan de disimular un poco su esquizofrenia con frases como “¡Como me molesta la gente que no sabe agradecer los favores que uno hace!” o “Lo que más me irrita en la vida son las personas mentirosas que viven a tres casas de la mía y cuando me ven me saludan pero cuando están hablando con mi amiga la vecina del 402 no hacen sino decir pestes sobre mi persona. Es hora de que me digan las cosas de frente”. Así como usualmente cambiamos de acera cada vez que esta clase de personajes se aparecen en la vida real, recomiendo también correr como el viento cuando se los encuentren en la Internet. Uno nunca sabe cuando van a sacar la escopeta virtual y decidan cometer una masacre digital.

5- No levantarás falsos testimonios (en eltiempo.com)

Indudablemente el sitio Web más visitado del país, el portal de noticias del diario El Tiempo tiene también la misteriosa capacidad de atraer el común denominador más bajo de entre los navegantes colombianos. Insultos entre usuarios, toneladas de spam, comentarios políticos completamente irrelevantes al contenido del artículo, palabras de grueso calibre hábilmente ajustadas para que se salten el filtro automatizado anti-groserías, incitaciones al delito (hackers de cuentas de correo por sólo mencionar un ejemplo), más madrazos y chistes de pésimo gusto componen el 99% de los comentarios que se encuentran usualmente colgados en la parte inferior de las páginas. Si se pudiera comparar eltiempo.com con un sitio en Bogotá, se podría decir que es como Unicentro, pero con los baños de un prostíbulo en la décima con diecisiete. Es tan increíblemente irritante que periodistas de vieja data como Daniel Samper Pizano hicieron que los administradores del sitio eliminaran la capacidad de comentar sus columnas ante la andanada de insultos, obscenidades y amenazas que decenas de gamines binarios dejaban en cada uno de sus escritos. Recomiendo encarecidamente abstenerse de participar en tales secciones.

6- No te harás odiar de tus semejantes (por spammer)

Aunque ya he hablado previamente de aquellas personas que les encanta enviar mensaje no solicitados, es necesario reconocer otra categoría aún más molesta que se presenta especialmente en las redes sociales: Aquel internauta que pareciera que dedica absolutamente todas sus horas de vigilia a invitar a todos sus conocidos a cuanta aplicación, juego, grupo, fiesta, evento, página de fans y cualquier otra cosa que tenga aquel infame botón para “compartir”. Me alegra que hayan encontrado esa mágica respuesta a la pregunta de “¿Qué hacer con tanto tiempo libre en mis manos?”, pero lo que realmente quisiera es que le cayera la gripe porcina y la roya a sus vaquitas y sembrados respectivamente en “Farmville”, que sus carteles de sicarios en “Mafia Wars” fueran eliminados, que un meteorito destruyera el servidor de “LinkedIn” y sobre todo, que dejaran de molestar con tanta invitación inútil.

7- Emplearás toda tu sabiduría (para escribir contraseñas)

“Virtual” es una de las palabras que más frecuentemente uso y abuso cuando hablo de tecnología, ya que facilita la comprensión de conceptos abstractos mediante analogías (centro comercial virtual, granjas virtuales, mascotas virtuales, senilidad virtual etc.) Para muchos de nosotros esta palabra está peligrosamente vinculada a la idea de que nada que sea “virtual” nos afecta en la vida real, que todo lo virtual está ligado a lo imaginario y por consiguiente, inocuo. Sin embargo, existen conceptos que usados en combinación con la palabra virtual presentan serias amenazas en nuestra vida real, como seguridad, banca, privacidad o confidencialidad. A veces pareciera que muchos de nosotros creyéramos que por ejemplo un “banco virtual” no manejara dinero real, sino billetes de colores como los de monopolio, y que si oprimimos ctrl.+z (comando + z para los usuarios de mac), los problemas reales fueran a desaparecer. Esto es especialmente válido en las contraseñas que usamos para acceder a nuestros correos electrónicos, la cuenta de Facebook, la contraseña del banco, de la cual he visto casos donde literalmente la dejan pegada en un post-it al lado del monitor, con la frase “clave del banco:1234”. Por supuesto que la Internet está llena de gente con un malsano talento y una habilidad asombrosas para penetrar los más complejos sistemas de seguridad y causar enormes daños y pérdidas, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos en los que las personas del común se convierten en víctimas de robos por computador o delitos más siniestros mediante el uso de tecnología, ha sido porque ellos mismos prácticamente le han abierto las puertas a los delincuentes mediante el uso de contraseñas tan estúpidas como “iloveyou”, “diosmeama”, “patico”, “perrito” y cualquier otra palabra de tres o menos sílabas que a un hacker mediocre le toma tan sólo algunos segundos para adivinar con un software que puede encontrarse simplemente buscando en Google (ver mandamiento 3). La mayoría de los hackers obtienen acceso a las contraseñas a través de tres métodos: diccionario, fuerza bruta e inteligencia social. En el primer caso, como su nombre lo indica, el hacker utiliza un diccionario (virtual jejeje) para probar diferentes tipos de contraseñas. Aquí es donde la gran mayoría de los usuarios de Internet caen como gallinitas cojas. En el segundo caso, el hacker utiliza un software que prueba todas las combinaciones posibles de letras o números hasta adivinar la contraseña y en el último caso, el hacker ni siquiera necesita software especializado, tan sólo le basta con conocer algo de la vida de la persona para desbloquear la contraseña mediante el punto débil de la mayoría de correos electrónicos: La pregunta secreta. Este fue el método que utilizó un hacker de 17 años para acceder al correo personal de la pintoresca política norteamericana Sarah Palin: le bastó con leer su biografía en Wikipedia para averiguar el nombre del colegio de secundaria donde ella había conocido a su esposo. La única forma de mantener un mínimo nivel de seguridad es a través de buenas contraseñas, arte que aunque parece terriblemente complicado al principio, se puede llegar a dominar con cierta facilidad mediante el uso de la nemotecnia. Aquí les van unos consejos para lograr una buena contraseña, que sea fácil de recordar:

8- No te creerás todo lo que te digan (en la Internet)

“Las palabras se las lleva el viento” es uno de los dichos más arraigados en el acervo cultural colombiano, dando a entender que únicamente lo que esté escrito en el papel es perecedero y digno de confianza. Este principio pareciera tener una lamentable repercusión en la red, donde damos crédito a cuanta sandez nos llega a la bandeja de entrada y se convierte en verdad absoluta cuando borreguilmente nos encargamos de perpetuar estos ridículos mitos al reenviarlos a nuestra lista de contactos. Andamos por los centros comerciales con cara de terror, esperando que no nos vayan a dar a oler un perfume de burundanga y cuando vamos a un bar esperamos paranoicamente que no nos vayan a sacar los riñones. Reenviamos y reenviamos estas idioteces creyendo que vamos a salvar a la pequeña Emily, que tiene “cáncer cerebral en su cuerpecito” (¿Alguien me puede explicar cómo carajos alguien puede desarrollar cáncer cerebral en el cuerpo?). Reenviamos esas cadenas donde nos prometen que nos va a partir un rayo o que dios nos va a castigar por no reenviarlo (¿Eso quiere decir que los que vivían antes de la Internet se fregaron porque dios duró miles de años esperando pacientemente que le llegaran correos electrónicos?). O peor aún, nos unimos a grupos de protesta, o peticiones virtuales donde manifestamos nuestro enérgico descontento ante el inminente inicio del cobro en dólares por usar el correo de Hotmail o la cuenta de Facebook, o por subir fotos a Flickr (como si estas gigantescas corporaciones no estuvieran ya tapadas en dólares a punta de vender nuestra información privada a cuanto mercachifle virtual se les acerque con chequera en mano). Todos con la excusa inane de “yo no creo en estas cosas, pero por si acaso”. Les propongo un trato: Cada vez que me envíen esta clase de mensajes yo los voy a reportar con su ISP o su proveedor de correo electrónico por spam, o mejor aún, con el jefe de sistemas de la empresa en la que trabajen en el caso de que usen correos oficiales de su empresa para estos menesteres. A mí no me consta que sean spammers, o tengan malas intenciones, pero uno nunca sabe, por si acaso… yo tampoco creo mucho en esas cosas pero es mejor estar prevenido 😉

9- Honrarás a tus hijos (protegiéndolos de la red)

He aquí un cuestionario para aquellos que tengan hijos e hijas entre los 8 a los 16 años de edad: ¿Cuándo fue la última vez que le compraron marihuana/cocaína/éxtasis a sus hijos?, ¿O la última vez que les alquilaron películas pornográficas?, ¿O que los dejaron al cuidado del señor de la esquina que pide limosna a los carros con un garrote en la mano?, ¿Nunca lo han hecho porque son padres responsables, decentes y comprometidos con la educación de sus hijos?, ¿Consideran que lo primordial en sus hogares es inculcarles valores a su prole para que se conviertan en miembros respetables y productivos de la sociedad?, entonces, ¡¿PORQUÉ DIABLOS LES SUELTAN EL COMPUTADOR CONECTADO A INTERNET SIN NINGÚN TIPO DE RESTRICCIÓN?! (perdón por las mayúsculas, es que este es un tema que me exalta un poco). Por más que lo he intentado, nunca he podido comprender porque la gran mayoría de colombianos creen que la Internet es como una especie de parque infantil de diversiones donde el sol-bebé de los Teletubbies sonríe beatíficamente mientras niños de todo el mundo se abrazan en un solo clamor hippie por la paz mundial y la tolerancia entre rondas y tiernas canciones infantiles, cantadas por voces angelicales. Es hora de despertar padres y madres de familia: la superautopista de la información es un lugar plagado de violencia, racismo, pornografía y toda clase de personas inescrupulosas. Me parece irónico ver a muchos padres que no escatiman gastos a la hora de darle a sus hijos la mejor educación posible en los mejores institutos, pero que les duele el bolsillo como un rodillazo en las costillas cuando se trata de instalarle un software de control de contenidos al computador de la casa. Usar la frase “es que yo no conozco de esos temas” como excusa, es sin duda lo más deplorable que pueden hacer. Eso es equivalente a mandarlos solos en una buseta a una licorera en el barrio más peligroso de la ciudad para que les compren media de aguardiente porque “allá es más barata” y porque “yo no sabía que por allá era peligroso”. Así como les tocó aprender a cambiar pañales, a sacarles los gases; así como les tocó aprender a diferenciar los síntomas de un dolor de encías, de una gripa, o del sarampión; así como tuvieron que sacrificar noches de sueño y mañanas de pereza por atender y proveer para sus hijos, de la misma manera es su responsabilidad como padres aprender a manejar las tecnologías que ellos usan (y van a usar).  Es su responsabilidad como padres supervisar todas las actividades de sus hijos en Internet (salas de Chat, redes sociales, páginas Web). Es su responsabilidad como padres el vigilar que sus hijos no entren en contacto con personas desconocidas a través de la red; si todo el tiempo les dicen que no hablen con extraños en la calle, ¿Porqué permiten que lo hagan en MSN Messenger? Este mandamiento también aplica para los videojuegos. Recuerdo alguna vez que visitaba una amiga que se sentía orgullosísima de su retoño de ocho años porque “era un duro para las cosas de tecnología”, tan “duro”, que sinceramente me descrestó con su habilidad para matar pandilleros en “Grand Theft Auto San Andreas” en la XBox. Consternado le pregunto a esta mujer “¿Sabías que en ese juego tu hijo puede tener sexo con prostitutas en un carro, pagarles por sus servicios y luego matarlas a tiros para recuperar ese dinero?”. Algo asombrada me contestó “No”, pero luego de unos segundos de reflexión me dijo “Bueno, al final de cuentas esos son sólo muñequitos, ¿No?”. Vamos a ver si el fiscal que lo procese en el futuro cuando el muchachito decida coser a puñaladas a algún amigo le concede alguna rebaja de penas “porque el niño pensó que eran simples muñequitos”. Llámenme exagerado si quieren, pero ha pasado en la vida real. La Mochila Digital no es un blog de Gore, así que no les voy a presentar evidencia física de las fotos que algún día encontré de un niño de 10 años descuartizado en Brasil por su compañero de 15 porque el primero “no quiso prestarle unos videojuegos”.

10- Visitaras a menudo La Mochila Digital (y seguirás sus consejos)

Este mandamiento sólo me beneficia a mí (inserten carcajada malévola), aunque en realidad espero que estos muros de palabras puedan ser de provecho para algunos de ustedes. Sé de buena fuente que muchos de mis amigos leen esto aunque lamentablemente no ponen mis consejos en práctica, ¿No es cierto, [CENSURADO], [CENSURADO] y [CENSURADO]?. ¿Cuántas veces no les he dicho que dejen de etiquetarme en sus fotochistes de facebook, que dejen de instalarle emoticones al Messenger o que no vayan con sus papás a Unilago?

Compartir

5 comentarios

  1. Oscar dice:

    Excelentes consejos. Debiéramos tenerlos en cuenta siempre, porque retratan una realidad que vemos todos los días.

  2. Pili dice:

    Hola querido Oscar el articulo està muy bueno, y tratare… lo prometo…tratare de seguirlos pero… solo tengo un problemita, que sere de aquellos que te seguiràn jo..robando la existencia con las consultas mas tontas de tecnologìa jeje sorry XOXO

  3. carlos dice:

    Mierda, creo que sigo las reglas con aplicación… es un asunto sencillo: no se joda la vida y no le joda la vida a nadie por internet… y si lo hacen con usted, mandelos a la quinta paila del infierno a freir caquita de perro 😀

  4. Uits que bello blogea sumerce! No a lo bien muy bakano el escrito chino, ortografica y anatomicamente correcto. Por aqui vendre a leerle la pensadera. Att, La persona mas positiva que conoce: Yes Si Ka jaja

  5. pepe patea... dice:

    bno bno con los videojuegos sano, que aquelllo que la gente asesinapor influencia de estos si es mas cuento chino que hasta los predicadores (que tambien andan de caceria por la web) usan este argumento tan pendej

Recomendados

Etiquetas

Archivo mensual

 

Artículos relacionados

Comentarios más recientes